Gimnasio Central del Valle

 

 

PROLOGO LIBRO

Hasta para un escritor formado, el comenzar el ejerció de poner unas palabras en una página en blanco, para iniciar un ejerció de escritura, siempre es una labor titánica, más aún cuando se le pide una creación literaria, sin importar el género que sea.  Hasta le han  llamado el “Síndrome de la  página en blanco”. Para un niño la tarea debe ser aún más difícil, aunque se pudiera argumentar que en su cabecita la imaginación esta fértil y nos pueden contar muchas historias.  Pero con todo eso no puede ser fácil para el niño iniciar la tarea.  Sin embargo, el ejercicio es posible gracias a que los niños tienen esa hermosa capacidad para ver las cosas desde un mundo diferente en el que la fantasía y la realidad se conjugan para contarnos historias que solo ellos son capaces de demostrarnos que son verdad.  Porque es que en el mundo del niño no hay nada más verdadero que los diálogos entre animales o con ese amigo con el que habla, que le acompaña, que juega con él y que le aconseja, pero que nosotros en nuestras limitaciones no somos capaces de ver.  


En las siguientes páginas lo que vamos a encontrar es la imaginación de nuestros niños puesta en el ejercicio de llevarla al papel para que todos podamos compartir esas historias maravillosas que ellos se cuentan y que gracias al esfuerzo y la voluntad de nosotros tendremos la posibilidad de conocer.  Con este ejercicio podría suceder y Dios quiera que así sea, que  se esté gestando un escritor que en un futuro que esperamos no sea lejano, nos esté acompañando como lo hacen los escritores cuando nos permiten leer aquello que nos han escrito y nos lleva por su mundo.  Muchos dicen y así lo comparto que no hay compañía más grata en muchos momentos de nuestras vidas, que la de un buen libro.


Imaginemos por un momento la alegría que sienten nuestros niños al ver sus historias publicadas. Imaginemos que algunos de ellos, ojala todos, quieran continuar el ejercicio. Imaginemos entonces que podemos estar asistiendo al nacimiento de varios escritores que le den más brillo a este buen grupo de escritores que tiene nuestro país.  Imaginemos pues que todos vamos a emprender un viaje invitados por nuestros niños, quienes serán anfitriones de lujo, dejándonos conocer lo que hay en sus mentes que debe ser reflejo de lo que sus puros corazones tiene.  Estemos seguros que al final de la lectura estaremos con una sonrisa enorme en nuestro rostro y porque no, unas cuantas lagrimas de alegría.  


LUIS FERNANDO VALENCIA MONTOYA
Rector

 

Tamaño Letra